Campos de Estrellas

Una nova de rayos X permite descubrir un nuevo agujero negro en nuestra galaxia

El pasado 16 de septiembre, el satélite Swift de la NASA detectó una nueva y brillante fuente de rayos X cerca del centro galático que se ha identificado como una nova de rayos X, algo que se produce cuando una fuente comienza a emitir repentinamente en rayos X, incrementa su emisión con el paso de los días hasta alcanzar el máximo, para luego decaer durante un periodo de varios meses. Las novas de rayos X son eventos poco habituales, éste es el primero captado por Swift. Y ha revelado la presencia de un agujero negro que no se había detectado hasta ahora.

Agujero negro y estrella compañera

ESO/L. Calçada

Aunque la posición del agujero negro no se ha podido determinar con precisión, debe estar entre 20 y 30 mil años luz de nosotros, en la región central de la Vía Láctea. También se han detectado emisiones en infrarrojo y de radio procedente de este objeto, pero al estar cerca del centro de la galaxia, la gran cantidad de polvo que lo rodea impide observarlo en el visible. Este agujero negro debe formar parte de una binaria de rayos X de baja masa, y seguramente tenga por compañera a una estrella de masa similar al Sol.

La estrella compañera debe estar perdiendo parte de su material, que al verse atraído por el agujero negro, cae hacia él formando un disco de acreción alrededor del agujero negro. El material gira en este disco a grandes velocidades, se calienta y emite en rayos X que podemos detectar.

Normalmente el material del disco cae hacia el agujero negro a un ritmo estable, y la emisión de rayos X también lo es. Pero bajo determinadas circunstancias el material que se incorpora no llega a producir un flujo constante en el disco y se forman dos zonas, una exterior de material a menor temperatura y menos ionizado que el del interior del disco. El material de la zona exterior permanece retenido en esa zona, como si fuese el agua de un embalse que se ve contenida por la presa. Esta situación se mantiene hasta que la cantidad de material acumulado en esta zona del disco es tan grande que acaba cayendo hacia el agujero negro, y entonces se produce una intensa emisión de rayos X, esto es lo que detectamos como nova de rayos X.

Este suceso deja sin material la zona interior del disco, por lo que al cabo de un tiempo la emisión de rayos X deja de producirse. Con el tiempo, se irá incorporando más material al disco de acreción del agujero negro procedente de la estrella compañera, y cuando la cantidad de material vuelva a ser suficiente se volverá a producir la nova de rayos X.

Se estima que en nuestra galaxia la masa de todos los agujeros negros puede rondar los cien millones de masas solares. Sin embargo desconocemos dónde se encuentran la mayoría de estos agujeros negros, hasta el momento sólo hemos encontrado alrededor de una docena.

.

Fuentes:

Written by Felipe

7 octubre, 2012 a 11:53

Publicado en agujero negro, swift

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.209 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: