Campos de Estrellas

Archive for abril 2012

Actualidad en Astronomía: Semana 23-4-2012

Nebulosa del Huevo

ESA/Hubble, NASA

Un repaso a la actualidad en Astronomía de la semana, que viene con bastante información, y muy variada.

Para empezar una imagen del Hubble de la Nebulosa del Huevo, que pertenece a una categoría de objetos conocidos como protonebulosas planetarias, de los que no conocemos muchos ejemplos. Son la antesala de las más conocidas nebulosas planetarias.

Vesta:

Marte:

Remolinos de lava en Marte

NASA/JPL-Caltech/UA

Saturno:

WISE capta un gigante roja expulsando su gas

NASA/JPL-Caltech

Estrellas:

Exoplanetas:

  • Otros 3 nuevos candidatos a exoplanetas similares a la Tierra. Descubrimientos a los que parece que ya nos hemos acostumbrado, por lo que no reciben tanta atención, en cualquier caso se trata de candidatos, habrá que esperar a que sean confirmados por otras observaciones.
M104, Spitzer

M104, Spitzer: NASA/JPL-Caltech

Galaxias:

Cosmología:

Astronáutica:

Para cerrar este repaso una video con un fenómeno observado por la nave STEREO-B, dedicada al estudio de nuestra estrella, pero que en este caso ha sido testigo del momento en el que otra estrella, en la constelación de Sagitario, se convertía en nova ante sus ojos.

.

Más en el twitter de Campos de Estrellas.

Written by Felipe

29 abril, 2012 at 10:58

La protonebulosa planetaria, un suspiro en la vida de una estrella

Nebulosa del Huevo

ESA/Hubble, NASA

Todas las estrellas alcanzan el final de sus vidas tarde o temprano, las más masivas, estallarán como supernovas, las menos masivas, como nuestro propio Sol, tendrán un final más discreto. O eso es lo que puede parecer en un principio, ya que el resultado acaba siendo uno de los objetos más bellos que podemos ver en el cielo, las nebulosas planetarias.

Aunque antes de llegar a estas maravillosas nebulosas las estrellas producen lo que denominamos protonebulosa planetaria. Un objeto que podría parecernos una nebulosa planetaria, pero que no lo es.

Una protonebulosa planetaria abarca un periodo muy corto en la vida de una estrella, menos de 10.000 años, no es mucho en la vida de una estrella como nuestro Sol, cuya vida estimamos en 10.000 millones de años. A la corta duración se le une el hecho de no ser objetos demasiado brillantes, por lo que no conocemos muchas. Hasta hace 40 años no sabíamos de su existencia, la primera en ser vista fue la Nebulosa del Huevo, que se puede ver en la imagen.

En esta nebulosa se aprecia el disco de polvo que rodea a la estrella, y que nos impide verla. Este polvo lo ha producido el material que está expulsando la estrella conforme se acerca a su final.

A pesar de la barrera que supone esta envoltura de polvo, y por motivos que desconocemos, el disco de polvo que envuelve a la estrella tiene 4 agujeros, o al menos es mas fino en 4 lugares, por lo que parte de la luz de la estrella puede escapar. El resultado son 4 haces de luz, que en parejas escapan en direcciones opuestas.

Los haces iluminan una estructura de sucesivas capas de material que han sido expulsadas por la estrella en diferentes momentos, típicamente cada pocos cientos de años.

No sabemos con exactitud la distancia a la que se encuentra este objeto, podrían ser unos 3000 años luz, pero esta falta de precisión hace que tampoco sepamos el tamaño que tiene esta estructura.

Fuente: Hubble Images Searchlight Beams from a Preplanetary Nebula.

Written by Felipe

28 abril, 2012 at 21:19

Remolinos de lava en Marte

NASA/JPL-Caltech/UA

La extraordinaria cámara HiRISE, que se encuentra a bordo del orbitador MRO de la NASA, ha permitido observar por primera vez en Marte unas formaciones de lava con forma de remolinos, similares a las conchas de caracoles o nautilus. Estas formaciones existen en algunos lugares de la Tierra, pero hasta ahora no se habían observado en Marte.

Estas formaciones se pueden producir cuando dos flujos de lava, aún blandos y moldeables, discurren en direcciones diferentes o se mueven a diferentes velocidades y uno adelanta al otro. Se han encontrado en las llanuras de la región volcánica de Elysium, y es fruto de una investigación sobre las posibles interacciones entre los flujos de lava y las inundaciones de agua en esta región. El descubrimiento ha sido publicado en Science por Andrew Ryan y Philip Christensen, ambos de la Universidad del Estado de Arizona.

Según Andrew Ryan, el tamaño de estos remolinos ha sido una sorpresa, “En Marte, el remolino más grande es de unos 30 metros. Mucho mayor que cualquier remolino de los que conocemos en la Tierra”. Philip Christensen ha contabilizado más de 200 remolinos únicamente en la región de Cerberus Palus.

“Primero observé unos desconcertantes patrones en espiral en una imagen cercana al borde sur de Cerberus Palus”, explica Ryan. “Los remolinos se hacen evidentes en la imagen de alta resolución de HiRISE sólo cuando se hace zoom. Tienden a mezclarse con el resto del terreno de color gris claro hasta que se acentúa un poco el contraste.”

Remolinos de lava en Marte

NASA/JPL-Caltech/UA

En la Tierra, los remolinos de lava se pueden encontrar en Isla Grande, Hawai, principalmente en la superficie de los flujos de lava de tipo ropy pahoehoe. También se les ha visto en los flujos de lava submarinos cerca de la falla de las Islas Galápagos, en el suelo del Océano Pacífico.

Imágenes de HiRISE en español.

Videos de HRISE en español.

Fuente de la noticia: Grad student discovers new form of lava flow on Mars y Lava coils: new form of flow discovered on Mars.

Written by Felipe

27 abril, 2012 at 16:13

Publicado en hirise, marte

Febe, una luna de Saturno que iba para planeta

Febe

Febe: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Febe es una luna de Saturno que comenzó a ser estudiada en detalle tras la llegada de la sonda Cassini a Saturno en 2004. Con los datos acumulados se ha elaborado un modelo de Febe que contempla aspectos tanto químicos como geológicos, y el resultado indica que esta luna posee características propias de un planeta, y aunque no es suficiente para considerarla como tal, es suficiente para considerarla un planetesimal.

Un planetesimal es un cuerpo sólido, formado en el disco protoplanetario que rodea a una estrella, y con una masa capaz de aglutinar cada vez más materia del disco hasta acabar formando un planeta. Al igual que los cometas y asteroides, un planetesimal puede ser considerado como un fósil de nuestro Sistema Solar, un objeto que puede revelarnos detalles sobre el origen y evolución de nuestro Sistema Solar.

Los datos de Cassini sugieren que Febe se habría originado en las profundidades del cinturón de Kuiper, una región más allá de Neptuno ocupada por objetos de hielo y roca cuyo estado no ha experimentado cambios desde su formación en los inicios del Sistema Solar. Los cometas son ejemplos de este tipo de objetos.

A pesar de tener el mismo origen que los cometas, el caso de Febe sería diferente. Febe se habría formado muy rápido, se calcula que en los tres primeros millones de años del Sistema Solar, lo que le habría permitido capturar material radioactivo que le habría proporcionado calor. Inicialmente habría sido un cuerpo poroso, similar a la amalgama de hielo y rocas más o menos compacta que son los cometas, aunque finalmente habría colapsado. Los datos además indican que Febe fue esférico. Cerca de su centro posee material denso, rico en rocas. Es un 40% más denso que la media de las lunas interiores de Saturno, lo que le hace tener una densidad similar a la de Plutón, otro cuerpo del cinturón de Kuiper.

Febe se habría mantenido caliente durante decenas de millones de años. El estudio sugiere que esto habría sido suficiente como para que hubiese llegado a albergar agua líquida. Algo que explicaría los materiales ricos en agua que ha detectado Cassini.

Todo lo anterior muesta que Febe es un cuerpo que ha sufrido una evolución tras su formación, aunque finalmente esta evolución se detuvo, algo que resulta de gran interés, porque su estudio nos puede revelar cosas sobre los planetesimales del primitivo Sistema Solar.

Modelo de Febe

NASA/JPL-Caltech/SSI/Cornel

Febe es la mayor luna de aspecto irregular de Saturno, y a diferencia de estas otras lunas, orbita a Saturno en dirección contraria a estas lunas y a la propia rotación de Saturno. El resto de lunas se habrían formado a partir del polvo y el gas existente alrededor de Saturno. La órbita de Febe nos dice que en algún momento, tras haberse formado en otra parte del Sistema Solar, Febe se habría acercado lo suficiente a Saturno como para acabar siendo capturado por éste.

Este acercamiento se habría producido durante una gran reorganización del Sistema Solar, en la que diferentes objetos, incluidos los planetas, pueden ver cómo sus órbitas cambian. El tamaño que Febe llegó a alcanzar fue lo que le permitió sobrevivir a esta reorganización, en la que muchos otros cuerpos más pequeños habrían sido destruidos tras chocar entre ellos.

Noticia original: Cassini Finds Saturn Moon has Planet-Like Qualities.

Written by Felipe

27 abril, 2012 at 7:45

Publicado en febe, saturno

WISE capta una vieja estrella expulsando sus capas externas

El telescopio infrarrojo WISE ha captado una vieja estrella en las últimas etapas de su vida, cuando se desprende de sus capas más externas, las cuales se irán alejando de la estrella para dispersarse por el espacio.

WISE capta un gigante roja expulsando su gas

NASA/JPL-Caltech

La estrella ha sido descubierta en las observaciones realizadas por WISE en 2010, cuyo objtetivo era obtener un cartografiado de todo el cielo en el rango del infrarrojo. Dentro de la extensa colección de imágenes realizada por WISE , esta estrella destacó por su gran brillo en el infrarrojo. Al compararla con imágenes obtenidas hace más de 20 años, se vió que su brillo había aumentado 100 veces.

La estrella se encuentra en la fase de gigante roja, en la que se enfría, se expande y conforme lo hace expulsa sus capas más externas de gas, que se enfrían y forman diminutas partículas de polvo. Las observaciones indican que la estrella explotó recientemente, generando grandes cantidades de polvo, equivalente a la masa del planeta Tierra. La luz que sigue emitiendo la estrella hace brillar este polvo en el infrarrojo. Observar algo así es excepcional, ya que probablemente sólo ocurre una vez cada 10.000 años, y dura unos pocos cientos de años.

Noticia original: NASA’s WISE Catches Aging Star Erupting With Dust.

Written by Felipe

26 abril, 2012 at 23:00

Publicado en estrellas, wise

La doble personalidad de la Galaxia del Sombrero

Las galaxias se clasifican según su estructura en tres tipos principales: elípticas, espirales e irregulares. En muchas galaxias es fácil determinar a que tipo pertenece. En otras no está tan claro, y en el caso de la Galaxia del Sombrero las observaciones realizadas con el telescopio espacial Spitzer van más allá, ya que sugieren que se trataría de una galaxia elíptica con un disco en su interior. Una mezcla de los tipos elíptico y espiral.

M104, Spitzer

M104, Spitzer: NASA/JPL-Caltech

Según Dimitri Gadotti del Observatorio Europeo Austral, investigador principal del estudio, “esta galaxia parece más compleja de lo que se pensaba”, “la única manera de entender todo lo que sabemos acerca de esta galaxia es pensar en ella como dos galaxias, una dentro de la otra”.

La Galaxia del Sombrero, también conocida como M104 y NGC 4594, se encuentra a 28 millones de años luz de distancia en la constelación de Virgo. Desde nuestro punto de vista en la Tierra, podemos ver el borde delgado de su disco plano y un abultamiento central de estrellas, por lo que se asemejan a un sombrero de ala ancha. Los astrónomos no saben si el disco del sombrero tiene forma de un anillo o una espiral, pero coinciden en que pertenece a la clase de disco.

Spitzer ofrece una visión diferente de esta galaxia con respecto a los telescopios de luz visible. En las imágenes en luz visible, la galaxia parece estar inmersa en un halo brillante, que los científicos habían pensado que era relativamente ligero y pequeño. Spitzer con su visión infrarroja ve estrellas viejas a través del polvo, y nos muestra que el tamaño y la masa de este halo se corresponde con el de una galaxia elíptica gigante.

Aunque es tentador pensar que una galaxia elíptica gigante se habría tragado el disco espiral, los astrónomos dicen que esto es altamente improbable debido a que en el proceso el disco habría sido destruido. En su lugar, proponen un escenario en el que una galaxia elíptica gigante se vio inundada con gas hace más de 9000 millones de años. En los primeros tiempos del Universo, las nubes de gas eran comunes, formaban redes que alimentaban las galaxias haciéndolas crecer. En este caso el gas al ser engullido por la galaxia habría ido a parar a una órbita alrededor del centro, para acabar girando en forma de disco plano. Las estrellas se habrían formado a partir del gas de este disco.

M104, Hubble

M104 en luz visible: NASA and The Hubble Heritage Team

“Esto plantea todo tipo de preguntas”, según Rubén Sánchez-Janssen del Observatorio Europeo del Sur, y coautor del estudio. “¿Cómo pudo un gran disco toman forma y sobrevivir dentro de una masiva elíptica? ¿Cómo de inusual es tal proceso de formación?”

Los investigadores dicen que las respuestas podrían ayudar a entender cómo evolucionan otras galaxias. Otra galaxia, Centaurus A, también parece ser una galaxia elíptica con un disco en su interior. Sin embargo, su disco no contiene muchas estrellas. Los astrónomos especulan que Centaurus A podría estar en una etapa de evolución más temprana que la Galaxia del Sombrero y con el tiempo podría adquirir un aspecto similar.

Los resultados también dan respuesta a un misterio sobre el número de cúmulos globulares de la Galaxia del Sombrero. Las galaxias elípticas suelen tener unos pocos miles, mientras que las espirales contienen unos pocos cientos. La Galaxia del Sombrero tiene casi 2000, un número que ahora tiene sentido, pero que había desconcertado a los astrónomos hasta ahora cuando pensaban que se trataba tan sólo de una galaxia de disco.

Noticia original: NASA’s Spitzer Finds Galaxy with Split Personality.

Written by Felipe

24 abril, 2012 at 22:56

Publicado en galaxias, spitzer

Actualidad en Astronomía: Semana 16-4-2012

30 Doradus, Hubble

NASA, ESA

Para empezar una fabulosa imagen del Hubble de la región 30 Doradus, una región de intensa formación estelar en nuestra galaxia vecina La Gran Nube de Magallanes. La tasa de formación estelar en este lugar excede la de cualquier región similar de las que conocemos en nuestra propia galaxia. Esta imagen es uno de los mayores mosaicos realizados con imágenes de Hubble, y sirve entre otras cosas para celebrar los 22 años de este extraordinario telescopio.

Para celebrar este aniversario también se ha publicado un video con 22 imágenes del Hubble, una por cada año que lleva el Hubble explorando el Universo.

Sol:

.

Tierra:

Vesta:

Titán:

Estrellas:

  • Algunas estrellas pueden capturar planetas que vaguen por el espacio. Es lo que muestra una simulación realizada sobre cúmulos de estrellas con una población de planetas vagabundos cuyo número sea similar al de estrellas. Entre un 3 y un 6 por ciento de estos planetas terminarían capturados, con mayor probabilidad por las estrellas de mayor masa. El estudio se hizo en cúmulos porque las estrellas están más juntas, y la captura sería más fácil. Aunque comprobar algo así con un caso real es muy difícil, ya que a pesar de que estos planetas pueden mostrar características como la de orbitar estas estrellas a gran distancia, en órbitas muy inclinadas, e incluso en sentido retrógrado, aún en estos casos sería difícil distinguirlos de planetas que se hubiesen formado alrededor de la estrella.

Galaxias:

Materia oscura en la Vía Lactea

ESO/L. Calçada

Cosmología:

Más en el twitter de Campos de Estrellas.

Written by Felipe

21 abril, 2012 at 19:49

¿Fue la Tierra un planeta migratorio?

Según nuestros modelos, la Tierra debería ser un planeta de tipo “bola de nieve”, un mundo frío como Hot, el que veíamos en la película “El Imperio Contraataca”.

¿Por qué? Las teorías de evolución estelar predicen que cuando el Sol inició su fusión nuclear, hace 4.500 millones de años, sólo tenía el 70% de su brillo actual, calentaba la Tierra con menos fuerza. Desde entonces, el Sol se ha ido volviendo más brillante, y lo seguirá haciendo, en un futuro lejano llegará a evaporar los océanos de la Tierra.

Sistema Solar

NASA

Aunque para situarnos debemos volver a los inicios de la Tierra, a la época en la que empezó a tener oceános, hace unos 4.300 millones de años. En esos momentos, la energía recibida del Sol habría sido insuficiente para mantenerlos en estado líquido, y se deberían haber congelado rápidamente. En este estado, los océanos congelados reflejarían gran parte de la luz recibida del Sol, contribuyendo aún más el enfriamiento del planeta, hasta el punto de hacer que la Tierra se mantuviese congelada durante varios miles de millones de años.

A este dilema se le conoce como la “paradoja del joven Sol débil”, es conocida desde la década de 1950, y fue popularizado por Carl Sagan. Desde entonces los geoquímicos y físicos solares han buscado una respuesta para esta paradoja y han propuesto diversas soluciones.

Una de ellas apuesta por la reducción de la reflectividad de la Tierra mediante la reducción de la cubierta de nubes, algo que se ha visto que no funciona. Otra explicación utiliza el efecto invernadero, aunque los modelos también muestran que el efecto invernadero producido por una mayor cantidad de dióxido de carbono y metano no habrían calentado la Tierra lo suficiente. De hecho, en algunas simulaciones, el metano y el dióxido de carbono se combinan y crean una niebla fotoquímica que volvería la Tierra aún más fría.

Ahora, David Minton de la Universidad de Purdue ha propuesto una nueva solución, que como él mismo reconoce, está a caballo entre la ciencia y la ficción. Minton propone que la Tierra habría estado más cerca del Sol cuando se formó, y posteriormente emigró hacia el exterior, hasta ocupar su órbita actual. Para mantenerse cálido con un sol débil, nuestro planeta habría tenido que estar unos 9,7 millones de kilómetros más cerca del Sol que en la actualidad. “A los planetas no les gusta permanecer quietos, les gusta moverse”, dijo Minton durante una presentación en el Space Telescope Science Institute (STScI) en Baltimore, Maryland.

Esto se ve apoyado por el descubrimiento de cientos de planetas extrasolares que refuerzan una idea nueva y radical que no había sido considerada en la década de 1950, la migración de planetas, que además parece ser la regla y no la excepción entre los sistemas estelares. Esto explica la estimación de los miles de millones de “Júpiteres calientes” que según las predicciones se han trasladado a órbitas peligrosamente cercanas a sus estrellas, hasta el punto de ser evaporados a distancia. Observaciones recientes han descubierto planetas de agua que habrían iniciado la migración hacia su estrella partiendo de una situación en la que eran bolas de hielo.

Pero, ¿cómo se empuja a un planeta como la Tierra a una órbita más alejada del Sol? El modelo más plausible, tras descartar mecanismos inverosímiles que sólo serían posibles en un sistema solar muy joven, sería el de una carambola de billar gravitatorio llamada dispersión planeta-planeta.

Aún así, esta explicación debe cumplir ciertos requisitos, para empezar, se trataría de un efecto que se habría tenido que prolongar a lo largo de 1000 o 2000 millones de años. Aún más problemático es el hecho de que es necesaria la presencia en el sistema solar interior de un planeta más, de tipo terrestre con una masa entre la de Marte y Venus.

Colisión de planetas

NASA

Este planeta adicional habría tenido uno de tres posible finales, todos ellos bastante desfortunados. Podría haber caído al Sol, podría haber sido expulsado del Sistema Solar, o habría chocado con alguno de los otros planetas terrestres.

Esto no es demasiado descabellado, ya que el sistema solar es fundamentalmente caótico, dice Minton. “Los sistemas estelares no saben si van a ser estables durante miles de millones de años.” Minton dice que la mejor simulación para reubicar la Tierra a su órbita actual, muestra un planeta con una masa del 75% de la Tierra chocando con Venus, la jugada final de un pinball en el que tres son multitud. Esto habría sucedido hace tan sólo 2 o 3 mil millones de años. Como consecuencia, la Tierra habría sido expulsada a su órbita actual.

El modelo de colisión de Venus es una idea plausible según Minton. Esto significaría que Venus no acabó de formarse hasta hace unos 2500 millones de años, algo que explicaría la apariencia de Venus, la de un planeta volcánico con un aspecto juvenil desde el punto de vista geológico.

A pesar de este escenario, no tenemos que sentirnos necesariamente seguros de cara al futuro. En una de cada 2.500 simulaciones de la evolución del Sistema Solar, Mercurio, que está en una órbita casi estable, es expulsado del Sistema Solar dentro de unos 5000 millones de años a partir de ahora. Esto desencadenaría el armagedón final, con una colisión entre la Tierra y Venus, y con Marte expulsado lejos del Sol.

Messenger orbitando Mercurio

NASA

En la teoría del caos, una perturbación muy pequeña puede desencadenar unas consecuencias dramáticas miles de millones de años después. Esto se conoce como el efecto mariposa, donde algo tan inocuo como una mariposa batiendo sus alas, puede contribuir en última instancia a desencadenar un huracán.

Un equivalente celestial del efecto mariposa es la alteración infinitesimal de la órbita de un planeta, por ejemplo, la que realiza una nave que lo utiliza como asistencia gravitatoria para obtener un empuje en velocidad, mediante el robo de momento a un planeta. Pero la teoría del caos es tan impredecible que nunca podremos saber qué consecuencias tiene un determinado evento. Tal vez la nave espacial Messenger de la NASA, en órbita alrededor de Mercurio, está evitando una futuro escenario apocalíptico en el que colisionarían varios planetas del Sistema Solar.

Noticia original: Was Earth a Migratory Planet?.

Written by Felipe

19 abril, 2012 at 19:21

Publicado en sistema solar, tierra

Actualidad en Astronomía: Semana 9-4-2012

Sol:

  • Aunque se suele decir que no hay nada nuevo bajo el Sol, las naves SDO y STEREO han observado algo nuevo en el Sol, unas formas adoptadas por el plasma de la corona solar. Su aparición parecen estar relacionadas con el incremento en la actividad solar, y su estudio ayudará a entender el magnetismo del Sol.
Crateres de subsidencia en Marte

ESA/DLR/FU Berlin

Marte:

Auroras en Urano

L. Lamy

Urano:

  • Con el Hubble se ha conseguido observar por primera vez auroras en Urano desde la Tierra. Estas auroras fueron descubiertas por la Voyager 2 en 1986, algo que se ha podido repetir en noviembre de 2011 con el Hubble, aprovechando que Urano se encontraba en su equinoccio, y el eje de su campo magnético encaraba una vez al día el viento solar. Una situación única en el Sistema Solar, debido a que su eje de rotación está inclinado casi 98º, y su eje magnético unos 60º con respecto al anterior.

Cometas:

  • Espectro de Garrad con Swift

    NASA/Swift/D. Bodewits and S. Immler

    El telescopio Swift está realizando un seguimiento del cometa Garrad, aunque este telescopio se dedica a estudiar los estallidos de rayos gamma, posee un instrumento que trabaja en el rango del ultravioleta algo que resulta apropiado para estudiar cometas. Garrad es un comenta que mostró una gran actividad antes de alcanzar la línea del hielo, a unas 3 UA, en la que el Sol suele sublimar el agua del cometa, lo que nos indica que esta actividad estaba producida por otros compuestos que subliman a temperaturas más bajas. La actividad se este cometa parece indicar que podría ser su primera aproximación al Sol desde su origen en la nube de Oort. Swift seguirá observando este cometa más allá de la línea de la nieve con objeto de recopilar más información que no ayude a conocer cómo se forman los comentas y los procesos que se dan en ellos.

Estrellas:

Fomalhault

ALMA (ESO/NAOJ/NRAO), NASA/ESA Hubble

Exoplanetas:

Galaxias:

Más en el twitter de Campos de Estrellas.

Written by Felipe

15 abril, 2012 at 9:19

La estructura de disco del Sistema Solar podría ser la norma

Un estudio de las órbitas de los planetas extrasolares descubiertos sugiere que la estructura del Sistema Solar es la norma. Recientemente, el espectrómetro HARPS y el satélite Kepler han realizado un censo de la población de planetas alrededor de estrellas similares al Sol que ha revelado la abundancia de planetas en este tipo de sistemas. Un estudio liderado por miembros del equipo EXOEarths, en colaboración con la Universidad de Ginebra, que ha analizado los datos de este censo, ha encontrado que las órbitas de los planetas en estos sistemas están fuertemente alineadas, es decir, se agrupan en un disco, como ocurre en nuestro propio sistema solar.

Sistema Solar

NASA

Los dos métodos más eficaces para la detección de planetas extrasolares son el de la velocidad radial y el del tránsito. El método de velocidad radial detecta planetas gracias al movimiento que un planeta induce en su estrella conforme la orbita. Este movimiento lo podemos detectar mediante el efecto Doppler. Por otro lado, el método del tránsito planetario utiliza los minieclipses. Cuando un planeta se mueve alrededor de una estrella, su órbita lo puede colocar, desde nuestro punto de vista, delante de su estrella, lo que provoca que la luz que recibimos de la estrella se reduzca, ya que el planeta bloquea parte de ella. Detectar esta disminución de luz nos permite descubrir estos planetas.

Hay una diferencia significativa cuando estos dos métodos se aplican a un sistema planetario. Con el método de la velocidad radial podemos detectar un planeta aunque no lo veamos pasar por delante de su estrella, es decir, cuando su órbita no esté alineada con nuestra línea de visión, y por tanto el planete no pase por delante de su estrella desde nuestro punto de vista. Sin embargo, para detectar un planeta por el método del tránsito, el plano de la órbita de este planeta tiene que estar casi perfectamente alineado con nuestra linea de visión, y lo mismo es cierto para un sistema de dos o más planetas, las órbitas de todos estos planetas deben estar alineadas con nuestra línea de visión. Esto significa que si al utilizar el método del tránsito detectamos varios planetas en un mismo sistema, las órbitas de estos planetas están todas muy bien alineadas con nuesta línea de visión, lo que nos dice que todas ellas se encuentran básicamente en el mismo plano.

En este estudio se usaron las frecuencias obtenidas con el espectrómetro HARPS, que detecta todos los sistemas independientemente de su ángulo de inclinación, y se hizo una simulación en la que se atribuyeron inclinaciones relativas a las órbitas de los diferentes planetas. A partir de aquí se calculó la frecuencia de los planetas y se comparó con la obtenida por el telescopio Kepler, que usa el método del tránsito, y por tanto, nos proporciona información sobre la inclinación de las órbitas de estos planetas. Esto mostró que para detectar un sistema con dos planetas, éstos deben estar fuertemente alineados. Esta alineación sería cercana a 1 grado, y sólo alcanzaría los 5 grados en casos muy extremos (extremo que se basa en la asuncion que se hace del radio a partir de la masa planetaria). Estos resultados muestran que las órbitas de los planetas se encuentran en su mayoría alineadas, algo que refuerza los modelos de formación planetaria basados en la formación de un disco alrededor de las estrellas, lo que sugiere por primera vez que los encuentros violentos entre los planetas no son frecuentes. Esto nos da una pista muy importante sobre la formación y evolución de los planetas, un dominio en el siguen abiertas varias cuestiones. A pesar de que la organización del sistema solar es a menudo la excepción más que la regla general, este estudio muestra que en otro aspecto, el de su alto grado de alineamiento, lo que vemos en nuestro sistema podría ser la norma.

Noticia original: Study on extrasolar planet orbits suggests that Solar System structure is the norm.

Written by Felipe

13 abril, 2012 at 16:30

Publicado en planeta, sistema solar

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: