Campos de Estrellas

La protonebulosa planetaria, un suspiro en la vida de una estrella

con un comentario

Nebulosa del Huevo

ESA/Hubble, NASA

Todas las estrellas alcanzan el final de sus vidas tarde o temprano, las más masivas, estallarán como supernovas, las menos masivas, como nuestro propio Sol, tendrán un final más discreto. O eso es lo que puede parecer en un principio, ya que el resultado acaba siendo uno de los objetos más bellos que podemos ver en el cielo, las nebulosas planetarias.

Aunque antes de llegar a estas maravillosas nebulosas las estrellas producen lo que denominamos protonebulosa planetaria. Un objeto que podría parecernos una nebulosa planetaria, pero que no lo es.

Una protonebulosa planetaria abarca un periodo muy corto en la vida de una estrella, menos de 10.000 años, no es mucho en la vida de una estrella como nuestro Sol, cuya vida estimamos en 10.000 millones de años. A la corta duración se le une el hecho de no ser objetos demasiado brillantes, por lo que no conocemos muchas. Hasta hace 40 años no sabíamos de su existencia, la primera en ser vista fue la Nebulosa del Huevo, que se puede ver en la imagen.

En esta nebulosa se aprecia el disco de polvo que rodea a la estrella, y que nos impide verla. Este polvo lo ha producido el material que está expulsando la estrella conforme se acerca a su final.

A pesar de la barrera que supone esta envoltura de polvo, y por motivos que desconocemos, el disco de polvo que envuelve a la estrella tiene 4 agujeros, o al menos es mas fino en 4 lugares, por lo que parte de la luz de la estrella puede escapar. El resultado son 4 haces de luz, que en parejas escapan en direcciones opuestas.

Los haces iluminan una estructura de sucesivas capas de material que han sido expulsadas por la estrella en diferentes momentos, típicamente cada pocos cientos de años.

No sabemos con exactitud la distancia a la que se encuentra este objeto, podrían ser unos 3000 años luz, pero esta falta de precisión hace que tampoco sepamos el tamaño que tiene esta estructura.

Fuente: Hubble Images Searchlight Beams from a Preplanetary Nebula.

Escrito por Felipe

28 abril, 2012 a 21:19

Una respuesta

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. [...] Campos de Estrellas: La protonebulosa planetaria, un suspiro en la vida de una estrella [...]


Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

Logo de WordPress.com

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Cambiar )

Connecting to %s

Seguir

Get every new post delivered to your Inbox.