Campos de Estrellas

Archive for abril 2011

El cometa Halley y la lluvia de las Eta Acuáridas

Durante la madrugada del 6 de mayo se espera que la lluvia de meteoros de las Eta Acuáridas alcance su máximo. No habrá Luna, por lo que el cielo estará más oscuro. El radiante de esta lluvia se encuentra en la constelación de Acuario, pero no es necesario mirar a esta constelación para ver lo meteoros, éstos pueden venir de cualquier parte del cielo, ya que en esta lluvia, el radiante no es el lugar del que parecen venir los meteoris, sino al que se dirigen.

Radiante de las Eta AcuaridasImagen: NASA.

Los meteoros de esta lluvia son rápidos, viajan a unos 66 km/s, pueden dejar estelas que atraviesan gran parte del cielo, y suelen ser persistentes. Esta lluvia se ve mejor desde el hemiferio sur, por lo que en el hemisferio norte se verá mejor cuanto más cerca estemos del ecuador, en función de nuestra latitud se podrían ver entre 10 y 40 meteoros a la hora.

El cometa Halley visto por la sonda GiottoEl cometa Halley visto por la sonda Gitto. Imagen: MPAE, courtesy Dr H.U. Keller.

Los meteoros de la lluvia de las Eta Acuáridas tienen algo de especial, los producen los restos del comenta Halley, un cometa muy popular que nos visita cada 76 años. Como cualquier cometa, cuando se acerca al Sol, el calor de éste, derrite parte del hielo del cometa, desprendiendo diminutos fragmentos de polvo y roca que quedan diseminados por el camino que recorre el cometa. Cuando la Tierra atraviesa este camino, sus restos chocan con al atmósfera terrestre a gran velocidad, produciendo un rozamiento que los incinera, el resultado es que acaban convertidos en fugaces luminarias que resplandecen en nuestros cielos. No hay mucha gente que haya visto el cometa Halley, sin embargo, cada año tenemos la oportunidad de contemplar algunos de sus fragmentos surcar nuestros cielos, son sus últimos instantes antes de desaparecer para siempre en nuestra atmósfera, tras haber recorrido el Sistema Solar durante millones de años.

Written by Felipe

30 abril, 2011 at 21:23

Publicado en cometas, Halley, meteoros

La supernova de Tycho y nuevas evidencias de Chandra

En los primeros días del mes de noviembre de 1572, varios astrónomos europeos observaron la aparición de una nueva estrella en la constelación de Casiopea. Una estrella que se pudo observar a simple vista durante 18 meses, y que llegó a alcanzar un brillo superior al de Venus. En 1574, el brillo de esta estrella se fue haciendo más débil, hasta que finalmente dejó de verse.

Hoy sabemos que esta estrella fue una supernova. Se la conoce como la supernova de Tycho, en honor al astrónomo danés Tycho Brahe. Aunque no fue el primero en observarla, sí fue uno de los astrónomos que realizó observaciones más rigurosas de ésta, y que recogió en uno de sus libros. El nombre técnico de esta supernova es SN 1572, y actualmente podemos contemplar la nebulosa que ha producido, resultado de la expulsión de materia de la enana blanca que produjo esta supernova.

Remanente de la supernova de Tycho, imagen anotadaImagen: NASA/CXC/Chinese Academy of Sciences/F. Lu et al

La observación de esta supernova fue un hecho importante en la historia de la Astronomía. En aquellos tiempos, la aparición de una nueva estrella en el cielo no resultaba coherente con la idea que se mantenía desde tiempos de Aristóteles, según la cual los cielos eran inmutables. Esto obligaba a replantear algunas de las ideas que hasta entonces se tenían sobre el Universo, algo que alguien ya había hecho unos años antes. En 1543 se había publicado el libro de Nicolás Copérnico en el que éste proponía el sistema heliocéntrico, contrario a la creencia que mantenía a la Tierra en el centro del Universo. No pasarían muchos años hasta que llegase Galileo, armado con un telescopio, y demostrase que la Luna no es un objeto perfecto, o que hay lunas orbitando Júpiter, y por tanto, no todo orbita alrededor de la Tierra. Y también llegaría Kepler, que ‘trabajó’ con Tycho Brahe, y acabaría descubriendo las tres leyes que rigen la órbitas de los cuerpos celestes.

La supernova de Tycho es del tipo Ia, se produce cuando una enana blanca aumenta su masa mediante la incorporación de materia. Las enanas blancas son estrellas que han alcanzado el periodo final de sus vidas, y han cesado los procesos de fusión núclear que producen la energía de las estrellas. En las enanas blancas, sólo el remanente de calor que mantienen, resultado de sus anteriores procesos de fusión nuclear, las sigue haciendo brillar. Si una enana blanca incorpora materia, bien porque la atrae mediante su fuerza de gravedad de una fuente cercana, como podría ser una segunda estrella con la que formase un sistema binario, o bien porque choca con otra estrella, se produce algo excepcional si este aumento de su masa alcanza unas 1,38 masas solares, algo que se conoce como el límite de Chandrasekhar. En este caso, la enana blanca colapsa debido a la fuerza de gravedad de su masa, aumentando su temperatura e iniciando de nuevo la fusión nuclear. En este proceso de fusión se libera tal cantidad de energía que acaba conviertiendo la enana blanca en una supernova. Estos fueron los antedecentes de la supernova de Tycho, aunque obviamente, cuando se puedo observar, no se sabía nada de enanas blancas o supernovas.

Tras el decaimiento del brillo de la supernova de Tycho, no se volvió a saber nada más de ella hasta 1952. En ese año varios astrónomos detectaron señales de radio en diferentes frecuencias en la posición del cielo en la que se produjo esta supernova. No se pudo detectar de forma visual hasta 1960, fue el observatorio de Monte Palomar, donde se la pudo ver ver como una débil nebulosa. A esta nebulosa se le han asignado varios identificadores, el más habitual es 3C 10, y también se la conoce como B Cassiopeiae o simplemente B Cas. Esta nebulosa es el remanente de la supernova de Tycho, corresponde a la materia que fue expulsada por la enana blanca en su explosión como supernova, y desde entonces estos restos se expanden por el espacio alrededor de la enana blanca. Han transcurrido más de 400 desde la explosión y actualmente la nebulosa abarca unos 38 años luz.

En 2004 se hizo público el descubrimiento de una estrella similar a nuestro Sol, compañera de la enana blanca, la cual se considera la fuente de la que la enana blanca obtuvo la materia necesaria para convertirse en supernova. Esta estrella se mueve a una velocidad de 136Km/s, unas cuatro veces superior a la media de velocidadd de las estrellas cercanas, lo que supone la mayor evidencia de que se trata de la compañera de la enana blanca, que la lanzó a esa velocidad como consecuencia de su explosión en supernova.

Ahora el telescopio espacial Chandra, aporta nuevas evidencias sobre al origen de esta supernova observando la luz que emite su nebulosa en el especto de los rayos X. Chandra ha detectado una arco de materia en la parte inferior izquierda de la imagen de la nebulosa, que evidencia la existencia de una onda de choque producida por materia de la estrella compañera que fue arrebatada a ésta por la explosión de la enana blanca.

Arco de materia en B CasImagen: NASA/CXC/M.Weiss

Otra evidencia en este sentido es la presencia de una ‘sombra’ que resulta coherente con la existencia del material arrebatado a la estrella compañera. La forma del arco que ha producido esta onda de choque es diferente de cualquier otro rasgo de la nebulosa.

Sombra en B Cas, anotadaImagen: NASA/CXC/Chinese Academy of Sciences/F. Lu et al

El estudio de las supernovas de tipo Ia tiene un gran interés, ya que se usan como candelas estelares, es decir, como objetos luminosos que permiten determinar la distancia a la que se encuentran. Las supernovas de tipo Ia tiene una curva de luz característica que establece la variación de su luminosidad con el paso del tiempo. Cuando una supernova de este tipo se detecta en otra galaxia, el estudio de su luminosidad permite determinar la distancia a la que se encuentra esa galaxia. Esto es muy útil con galaxias muy lejanas, en las que no se puede usar otros métodos como el de las Cefeidas, que no resultan lo suficientemente brillantes como para ser identificadas y estudiadas, sin embargo una supernova es un objeto tan brillante que resulta visible a muy largas distancias.

Se estima que en una galaxia como la Vía Lactea se produce en promedio una supernova cada 50 años, aunque en nuestra galaxia, la última que se pudo observar se produjo en 1604, y fue estudiada entre otros por Johannes Kepler.

Fuente de la noticia.

Written by Felipe

30 abril, 2011 at 11:21

Publicado en chandra, supernova

El cielo entre el 29 de abril y el 5 de mayo

1 de mayo

  • La Luna menguante se puede ver al amanecer junto a Mercurio, Venus, Marte y Júpiter.

2 de Mayo

  • Marte y Júpiter a unos 2º.

4 de mayo

  • Conjunción de la Luna y las Pléyades. Tras la puesta de Sol, se encontrarán muy cerca del horizonte, no habrá mucho tiempo para verlo, ni en las mejores condiciones.

5 de mayo

  • Lluvia de las Eta Aquáridas.

Todos estos días:

  • Mercurio, Venus, Marte y Júpiter: Visibles brevemente sobre el horizonte este antes de la salida del Sol. Su proximidad al Sol dificulta su visión, conviene usar prismáticos y es necesario un horizonte despejado.
  • Saturno: Visible en Virgo toda la noche con magnitud cercana a 0,5.
  • La Estación Espacial Internacional puede verse algunos días tras la puesta de Sol desde la Península Ibérica, se puede consultar la página de Heavens-Above para el detalle de los pases. El día 29 tiene previsto su lanzamiento el transbordador Endeavour, por lo que tras su despegue también es posible verlo por separado, antes de que se acople a la Estación Espacial.

Written by Felipe

29 abril, 2011 at 15:52

Publicado en efemerides

En mayo (de 2011), conjunción de planetas al amanecer

Los últimos días de este mes de abril de 2011, y durante el mes de mayo, antes de la salida del Sol, podemos contemplar hasta cinco planetas muy cercanos en el cielo, algo que se conoce como conjunción. Algunos de estos planetas se pueden contemplar a simple vista o con ayuda de unos prismáticos.

En el cielo, sólo podemos contemplar a simple vista cinco planetas. En este caso podremos contemplar la conjunción de cuatro, algo que se produce cuando los planetas más cercanos a la Tierra, Mercurio, Venus y Marte, que son los que vemos moverse a mayor velocidad en el cielo, se acercan en el cielo a Júpiter o Saturno. Para que podamos ver los cinco, Júpiter y Saturno tienen que estar cercanos en el cielo, algo que no es habitual. De hecho, el próximo acercamiento no se producirá hasta el año 2020. Mientras tanto, tendremos que conformarnos con poder ver a simple vista, y cercanos en el cielo, cuatro planetas.

Por ejemplo, esta mañana de 28 de abril, he podido observar Venus, Mercurio y Júpiter. Venus era claramente visible a simple vista, para Mercurio y Júpiter he tenido que usar prismáticos, y saber donde buscarlos, ya que el brillo del Sol y la bruma no los hacía destacar demasiado.

Venus, Mercurio y Jupiter, 28-04-2011

Marte también se encontraba en el cielo, algo por encima de Júpiter, pero no pude verlo ni con prismáticos ni en ninguna de las fotos que hice, ni usando el mayor zoom. Marte y Mercurio, tenían una magnitud similar, alrededor de 1,2, y como se puede ver en la imagen, Mercurio es apenas perceptible. Marte estaba más cerca del horizonte, donde había algo de bruma, el propio Júpiter, que tenía bastante más brillo que Marte, alrededor de -1,9, al estar tan cerca del horizonte, y entre la bruma, tampoco resultaba muy evidente, por tanto no es de extrañar que Marte no resultase visible.

El Sol se encuentra muy cercano en el cielo a esta conjunción, y su luz dificulta la visión de los planetas menos brillantes, Mercurio y Marte, por lo que hay que intentar verlos lo más temprano posible, antes de que la luz del Sol los haga desaparecer. Por otro lado cuanto más altos estén en el horizonte, menos nos puede afectar las condiciones de la atmósfera. El problema es que observarlos temprano es incompatible con verlos altos, así que lo mejor es empezar a buscarlos temprano, y si no los vemos, esperar a que conforme se eleven en el cielo, haya alguna oportunidad de verlos antes de que el Sol los haga desaparecer. En la siguiente imagen de Stellarium se puede observar la posición que tenían en el cielo.

Planetas al amanecer, 28-04-2011

Hay un quinto planeta que se puede observar, Urano, que está por encima de Venus. Urano tiene muy poco brillo, para verlo, lo mejor es usar un telescopio, aunque con un cielo oscuro se puede ver con prismáticos. Para verlo hay que madrugar más, ya que con las primeras luces de la mañana, su poco brillo no lo haría destacar en el cielo.

Hay un sexto planeta que se puede contemplar claramente junto a los anteriores, aunque no voy a revelar cuál es.

Todos estos planetas siguiendo su propio movimiento danzarán al amanecer durante todo el mes de mayo, cambiando de posición cada día. Algunos días incluso se les unirá la Luna menguante. Podemos aprovechar cualquier día, pero en determinados días la visión puede resultar más interesante, recopilo alguno de estos días.

  • 1 de mayo: Tendremos todos estos planetas más la Luna menguante.
  • 2 de mayo: Marte y Júpiter a unos 2º.
  • Entre el 7 y el 17 será cuando se encuentren más cercanos Mercurio, Venus, Marte y Júpiter.
  • 11 de mayo: Venus y Júpiter a menos de 1º.
  • 14 y 15 de mayo: Mercurio, Venus, Marte y Júpiter, ocuparán posiciones muy próximas entre todos ellos en el cielo. Ya estarán muy cercanos desde el día 7, pero el 14 y el 15 la cercanía será mayor.
  • 20 de mayo: Mercurio, Venus y Marte forman un triángulo, en el que están entre ellos a unos 2º.
  • 22 de mayo: Venus y Marte, aproximadamente a 1º.
  • 30 y 31 de mayo: La Luna menguante se vuelve a unir a estos planetas.

Todas estas ocasiones se pueden visualizar con Stellarium. Y por último, no hay que olvidar que a la búsqueda y contemplación de estos planetas se une la posibilidad de observar el amanecer. Algo que ayuda a empezar el día de otra forma.

Written by Felipe

28 abril, 2011 at 22:26

Enlaces de Astronomía: Semana 18-04-2011

Imágenes:

Videos

Tierra: La Tierra en el Cámbrico. La NASA estudia las nubes noctilucentes de la Tierra (inglés).

Marte: Descubiertos cambios periódicos en la atmósfera de Marte. La extraña superficie de Marte (inglés).

Saturno: Cassini descubre una conexión eléctrica entre Saturno y Encelado.

Titán: ¿Esconde Titan un océano?.

Plutón: Plutón podría tener cola. Más sorpresas en Plutón (inglés).

Estrellas: Las mayores explosiones estelares se producen en las galaxias pequeñas. Rojos ecos del pasado. Descubiertos nuevos máseres en la Vía Lactea (inglés). Kepler descubre una extraño sistema de estrellas triple (inglés).

Exoplanetas: Nueva técnica de ondas de radio podría detectar planetas extrasolares. Exoplanetas con plantas negras. La búsqueda de gemelos de la Tierra más fácil, gracias al estudio del brillo de la Tierra (inglés). El shock del entorno de los júpiteres calientes (inglés).

Galaxias: Centauro A, el monstruo invisible.

Cosmología: La búsqueda de una señal de los inicioa del Universo nunca vista (inglés). Cómo nos muestran las lentes gravitacionales la materia oscura (inglés). ¿Cómo será el Universo en un billón de años? (inglés).

Teslescopios: ESO – Combinada por primera vez la luz de los cuatro telescopios del VLT (inglés).

Astronáutica: Endeavour/STS-134: Lanzamiento el 29 de abril. ¿Por qué aún no hemos colonizado Marte?. Adiós a ExoMars. Las lunas de marte, un posible primer paso para el aterrizaje en Marte (inglés).

El cielo entre el 22 y el 28 de abril.

Written by Felipe

24 abril, 2011 at 10:59

Las mayores explosiones estelares se producen en las galaxias pequeñas

Usando el telescopio espacial Galex de la NASA, los astrónomos puede estar más cerca de saber por qué algunas de las mayores explosiones estelares jamás observadas se producen en las galaxias más pequeñas. “Es como encontrar un luchador de sumo en un coche pequeño”, dijo Don Neill, miembro del equipo del Galex, en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena, y autor principal de un nuevo estudio publicado en la revista Astrophysical Journal.

Galaxias enanas, GalexGalaxias enanas vistas por Galex. Imagen: NASA/JPL-Caltech

“Las explosiones más poderosas de las estrellas masivas están sucediendo en galaxias de muy baja masa. Los nuevos datos revelan que las estrellas que empiezan siendo masivas en estas pequeñas galaxias, siguen siendo masivas cuando explotan, mientras que en las grandes galaxias reducen su masa a medida que envejecen, y son menos masivas cuando explotan”, dijo Don Neill.

En los últimos años, los astrónomos utilizando datos del Palomar Transient Factory, un estudio del cielo realizado en el Observatorio de Palomar, han descubierto un sorprendente número de explosiones estelares excepcionalmente brillantes en galaxias enanas, las cuales son hasta 1.000 veces más pequeñas que nuestra Vía Láctea. Las explosiones estelares, llamadas supernovas, se producen cuando estrellas masivas, algunas de hasta 100 veces la masa de nuestro sol, llegan al final de sus vidas. Las observaciones realizadas en el Observatorio de Palomar pueden explicar un misterio apuntado por Neil deGrasse Tyson y John Scalo, cuando trabajaban en la Universidad de Austin, Texas, ya entonces observaron que se detectaban supernovas en lugares donde no parecía haber ninguna galaxia, por lo que propusieron que éstas se estaban produciendo en galaxias enanas, algo que ahora confirman estos datos.

Ahora, los astrónomos están utilizando los datos en el espectro del ultravioleta que proporciona el telescopio Galex para examinar más a fondo las galaxias enanas. Como las estrellas jóvenes tienden a emitir grandes cantidades de luz ultravioleta, el telescopio Galex, que ha observado gran parte del cielo en luz ultravioleta, es la herramienta ideal para medir la tasa de nacimiento estelar en las galaxias.

Los resultados muestran que las galaxias pequeñas tienen poca masa, como se sospechaba, y que tienen tasas bajas de formación estelar. En otras palabras, las galaxias pequeñas no están produciendo muchas estrellas grandes. “Incluso en estas pequeñas galaxias donde las explosiones están sucediendo, los grandes son raras”, dijo el coautor Michael Rich de la UCLA, que es miembro del equipo de la misión.

Además, el nuevo estudio ayuda a explicar por qué las estrellas masivas de las galaxias pequeñas producen explosiones mayores que las estrellas de una masa similar que se encuentran en grandes galaxias como la Vía Láctea. La razón es que las galaxias de poca masa tienden a tener un menor número de átomos pesados, tales como carbono y oxígeno, al contrario que las grandes galaxias. Esto es así, porque las galaxias pequeñas son también más jóvenes, y por lo tanto, sus estrellas han tenido menos tiempo para enriquecer su entorno con átomos pesados.

Según Neill y sus colaboradores, la falta de átomos pesados ​​en la atmósfera que se encuentra alrededor de una estrella masiva hace que expulsen menos material a medida que envejecen. En esencia, las estrellas masivas en galaxias pequeñas son mayores en su vejez, que las estrellas masivas de las grandes galaxias. Y cuanto mayor es la estrella, más grande es la explosión que se producirá cuando se convierte en supernova. Esto, según los astrónomos, podría explicar por qué las grandes supernovas no se están produciendo en las grandes galaxias.

“Estas galaxias enanas son especialmente interesantes para los astrónomos, ya que son muy similares a los tipos de galaxias que pueden haber existido en nuestro Universo cuando era joven, poco después del Big Bang. El Galaxy Evolution Explorer, Galex, nos ha dado una poderosa herramienta para aprender cómo eran las galaxias cuando el universo era sólo un niño.”, agrega Michael Rich.

Noticia original.

Written by Felipe

23 abril, 2011 at 10:13

Publicado en galaxias, galex, supernova

Descubiertos cambios periódicos en la atmósfera de Marte

MRO, el orbitador de la NASA, ha descubierto que el volumen de la atmósfera de Marte cambia dramáticamente a medida que la inclinación del eje del planeta varía. Este proceso puede influir en la existencia de agua líquida, si es que ésta existe en la superficie marciana, e incrementar la frecuencia y la severidad de las tormentas de polvo.

Los investigadores han identificado un gran depósito de dióxido de carbono congelado, o hielo seco, en el polo sur del planeta rojo. Los científicos sospechan que gran parte de este dióxido de carbono se incorpora a la atmósfera del planeta, cuando Marte aumenta su inclinación. Los resultados se publicarán en la revista Science.

El depósito recientemente descubierto tiene un volumen de casi 12.000 kilómetros cúbicos, similar al del Lago Superior. Se estima que contiene como mucho un 80% de dióxido de carbono adicional al ya existente en la atmósfera marciana. Hundimiento de algunas de sus partes, causados por la sublimación del hielo seco, además de otros indicios, sugieren que el depósito se encuentra en la fase de disipación, y por tanto añadiendo gases a la atmósfera. La atmósfera de Marte es casi en un 95% de dióxido de carbono, en contraste con la atmósfera de la Tierra, en la que el dióxido de carbono es menos de 0,04%.

MRO, depositos de CO2Imagen de radar que muestra una sección de los depósitos de hielo de agua y de hielo seco.
Image credit: NASA/JPL-Caltech/Sapienza University of Rome/Southwest Research Institute.

“Ya sabíamos que se trataba de pequeña capa de hielo de dióxido de carbono sobre la capa de hielo de agua, pero este depósito tiene alrededor de 30 veces más hielo seco de lo estimado previamente,” dijo Roger Phillips, del Southwest Research Institute en Boulder, Colorado. Phillips dirige el equipo del radar de la MRO, y autor principal del informe.

“Hemos identificado el depósito como hielo seco tras determinar que la firma obtenida con el radar, se ajusta a las características de transmisión de las ondas de radio del dióxido de carbono congelado, mucho mejor que a las características del agua congelada”, dijo Roberto Seu de la Universidad La Sapienza de Roma, que también dirige el equipo de radar y es coautor del nuevo informe. La evidencia adicional provino de correlacionar el depósito con las características visibles de sublimación típicas en el hielo seco.

“Cuando se tiene en cuenta este depósito, vemos que a grandes rasgos, en el momento actual, la mitad del dióxido de carbono de Marte se encuentra congelado y la otra mitad en la atmósfera, pero en otros momentos podemos encontrar que casi todo se encuentre congelado o casi todo en la atmósfera”, dijo Phillips.

Un aumento ocasional en la atmósfera incrementaría los vientos, levantando más polvo y produciendo mayores y más intensas tormentas de polvo. Otra consecuencia sería el aumento de la superficie del planeta en la que el agua líquida podría mantenerse sin evaporarse. Los modelos basados en la variación conocida de la inclinación del eje de Marte sugieren que se pueden producir varaciones en la masa total de la atmósfera del planeta cada 100.000 años como mucho.

Los cambios en la densidad atmosférica causada por el aumento de dióxido de carbono también pueden incrementar algunos de los efectos producidos ​​por la inclinación. Los investigadores han incorporado la masa de dióxido de carbono del depósito, a los modelos del clima para el período en el que la inclinación de Marte, y las particularidades de su órbita, maximizan la cantidad de luz del Sol que alcanza el polo sur. Encontraron que en esos momentos, a nivel global, la presión atmosférica media es superior en aproximadamente un 75% al nivel actual.

“Una inclinación de Marte con una atmósfera más densa de dióxido de carbono provoca un efecto invernadero que trata de calentar la superficie marciana, mientras los gruesos y permanentes casquetes polares tratan de enfriarlo”, dijo el coautor Robert Haberle, científico de la NASA en el Centro de Investigación Ames en Moffett Field, California “Nuestras simulaciones muestran que los casquetes polares enfrían más de lo que consigue calentar el efecto invernadero. A diferencia de la Tierra, que tiene una atmósfera densa y húmeda que produce un fuerte efecto invernadero, la atmósfera de Marte es demasiado delgada y seca como para producir un fuerte efecto invernadero como el de la Tierra, incluso cuando se duplica el contenido de dióxido de carbono.”

Noticia original.

Written by Felipe

22 abril, 2011 at 16:58

Publicado en marte, mro

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.207 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: